Dice el viejo adagio: » El saber no ocupa lugar». En este artículo de la Harvard Business Review, formarse no sólo no ocupa lugar, sino que ademas es bueno para la salud, el bolsillo y nuestras relaciones sociales.